25 May

El Tiempo, un señor indetenible

Me calle para que hable mi silencio, estoy remendando mi destino, mientras habito momentáneamente la nostalgia. Hice de cada momento mi hogar y mi escuela, aprendi tanto en ella, ahora encuentro Maestros en todas partes y todo lo que hago se convierte en suprema ceremonia.

Al principio de estos nuevos tiempos, se habia derribado mi entusiasmó por un momento, mas, de pronto, se puso otra vez de pie, a pesar de que el huracán de incomprensión arrecio.

Me ataco la frivolidad furiosa, temerosa de mi profundidad, asustada por contagiosa libertad, segaron mi embriaguez libertaria, mas pronto volvio a retoñar fuerte y vigorosa y, mientras llovian en mi corazon lagrimas de nostalgia, comprendí que cada dificultad es una oportunidad de crecimiento.

El eco de mi sombra me recuerda quién soy y por que vine. ¡Cuanta nostalgia siento a veces! mas el Abuelo me pidio que continue, porque vine para despedirme en esta vida, que por muy extensa que parezca, es solo un sorbo.

Cada dia vivo solo un dia, por la tarde ya se muere y todo el universo se pone de luto. A la mañana siguiente es otro dia, que tambien morira al ocaso. ¿Acaso el ocaso me devolverá el dia perdido?

El Tiempo es un señor indetenible que se pasea cada dia repartiendo oportunidades, el Tiempo es un señor que no perdona, quienes no crecen con sus regalos cotidianos, envejecen inevitablemente.

“Gracias Padre, despues de este impulso subire hasta el amanecer de mi existencia y mi último miedo sera roido por el amor, mas puedes estar seguro padre, que no habre pasado en vano por la escuela de la tierra.”

~ CHAMALÚ

(Extracto del libro “Rebeldias y Dicidencias”)

CHAMALÚ es un hombre de sabiduría que une lo ancestral con lo contemporáneo, lo sagrado con lo mundano, lo interno con lo externo. CHAMALÚ es un místico hedonista, un filosofo de la vida, un soñador practico, un poeta viviencial, un líder visionario que sueña un mundo nuevo y vive en coherencia con ese anhelo.